Tipos de mediación: principales características y diferencias

La mediación es una herramienta poderosa para solucionar problemas, zanjar discrepancias y llegar a acuerdos en conflictos, incluso, en los que parecen irresolubles. Su eficacia reside en la metodología, técnicas y la competencia del mediador para conducir a las partes a soluciones pacíficas, consensuadas y en las que todas ellas salgan beneficiadas.
A lo largo de este artículo te ofreceremos una visión completa del método de la mediación, considerando los distintos tipos de mediación que existen, las diferencias con otros métodos de resolución de conflictos y los modelos de mediación más aplicados.

¿Qué es la mediación de conflictos?

La mediación de conflictos es un proceso colaborativo y estructurado donde las partes involucradas en un desacuerdo utilizan los servicios de un mediador neutral e imparcial para identificar, discutir y alcanzar un acuerdo mutuamente satisfactorio sobre sus discrepancias. Este proceso se enfoca en la comunicación efectiva, la comprensión mutua y la exploración de soluciones innovadoras, que respeten los intereses de todas las partes.

Una característica central de la mediación es su voluntariedad: ninguna de las partes puede ser obligada a participar o a aceptar un acuerdo. Esto fomenta un entorno de respeto y colaboración, en el que las partes se sienten empoderadas para expresar sus necesidades y trabajar juntas en la búsqueda de soluciones.

Además, la confidencialidad de la mediación asegura que todo lo discutido durante el proceso no se utilice en contra de ninguna de las partes en futuros procedimientos judiciales, caso de no alcanzarse un acuerdo.

La flexibilidad es otra ventaja significativa de la mediación. A diferencia de los procesos judiciales, que están limitados por trámites y plazos muy estrictos, la mediación permite a las partes diseñar acuerdos a la medida de sus circunstancias, tiempos y necesidades únicas.
Estas notas que caracterizan a la mediación la hacen especialmente valiosa, cuando se trata de preservar relaciones a largo plazo, como ocurre en los casos de mediación familiar o empresarial.

¿Cuál es la diferencia entre mediación y arbitraje?

La diferenciación entre mediación y arbitraje es clara en el ámbito de la resolución de conflictos. Cada uno de estos métodos ofrece caminos distintos para la solución de discrepancias y operan bajo principios y procedimientos diferentes.

En el arbitraje las partes en disputa acuerdan someter su conflicto a uno o más árbitros, cuya decisión final—conocida como laudo arbitral— será vinculante y de obligado cumplimiento para ellas. En la mediación, en cambio, el mediador actúa como un facilitador del diálogo sin poder de decisión sobre el resultado. El árbitro tiene la autoridad para tomar una decisión que resuelva el conflicto, similar a un juez en un tribunal. El mediador, no.

Otra gran diferencia entre ambos procedimientos radica en el control sobre el resultado. En la mediación el control reside en las partes: ellas son las que, con la ayuda del mediador, generan y acuerdan la solución. En el arbitraje el control sobre el resultado final se cede a los árbitros. Aunque el proceso arbitral es más flexible y rápido que un litigio ante los tribunales, no ofrece el mismo nivel de participación activa y control sobre el resultado que proporciona la mediación.

Otro aspecto diferencial es la formalidad del proceso. El arbitraje tiende a ser más formal que la mediación, siguiendo procedimientos más estructurados y similares a los judiciales, aunque más flexibles. La mediación, por su parte, ofrece un contexto más cercano y menos formal, promoviendo una comunicación más directa y personalizada entre las partes.

En cuanto a la confidencialidad, tanto la mediación como el arbitraje ofrecen un alto grado de privacidad en comparación con los procedimientos judiciales, que son, salvo excepciones, públicos. Sin embargo, la naturaleza confidencial de la mediación es particularmente relevante, ya que el proceso busca crear un espacio seguro, para que las partes exploren soluciones sin temor a que la información sobre la que trabajan se utilice en su contra en futuros litigios.

¿Cuáles son los tipos de mediación en España?

En España, si bien se han ido dando pasos legislativos y para su puesta en práctica, la mediación aún no se ha consolidado como una de las principales vías de gestión y resolución de conflictos.

A pesar de la diversidad de tipos de mediación, adaptados a prácticamente todas las posibles situaciones y gama de conflictos, nuestro país sigue respondiendo a una cultura litigiosa de resolución de disputas sociales, económicas e interpersonales.

A continuación detallamos los tipos de mediación más comunes en nuestro país, cada uno adaptado a necesidades específicas y contextos particulares.

Familiar

La mediación familiar es uno de los tipos de mediación más demandados en España. Se centra en resolver conflictos surgidos dentro del ámbito familiar, como pueden ser los procesos de separación o divorcio, la custodia y el régimen de visitas de los hijos, el uso de la vivienda familiar y el reparto de bienes.

Este tipo de mediación pone especial énfasis en el bienestar de los hijos, cuando los hubiera, y la preservación de las relaciones familiares, promoviendo acuerdos que respeten los intereses de todos los miembros de la familia.

La mediación familiar no solo ayuda a solucionar los aspectos legales del conflicto, sino que también ofrece un espacio para manejar las implicaciones psicosociales y emocionales inherentes a estas situaciones.

Comunitaria

La mediación comunitaria es uno de los tipos de mediación que aborda conflictos que ocurren dentro de una comunidad, como pueden ser disputas entre vecinos de una propiedad horizontal, de una asociación de vecinos, de una localidad por el uso de espacios y recursos comunes o disputas entre colindantes de tierras.

Este tipo de mediación promueve la convivencia pacífica en el seno de las comunidades, facilitando un diálogo constructivo, que permita encontrar soluciones aceptadas por todas las partes y sostenibles en el tiempo.

La mediación comunitaria es clave para prevenir la escalada de tensiones y para fomentar una cultura de diálogo y participación social.

Laboral

La mediación laboral se encarga de los conflictos surgidos en el ámbito del trabajo, incluyendo disputas entre empleados y empleadores, entre los propios empleados o entre la cúpula de la empresa, sean o no socios. Estos conflictos abarcan desde desacuerdos sobre condiciones laborales, pasando por despidos y los distintos tipos de discriminación, hasta el acoso laboral y cualesquiera otros casos de violencia.

La mediación laboral es uno de los tipos de mediación que busca restablecer una comunicación efectiva y encontrar un terreno común que permita solucionar el conflicto, preservando la ecología de las relaciones laborales y promoviendo entornos de trabajo saludables.

Civil y comercial

La mediación civil y comercial tratan conflictos entre particulares y empresas, respectivamente, abarcando una amplia gama de situaciones como, por ejemplo, disputas contractuales, problemas de propiedad intelectual e industrial, diferencias en acuerdos comerciales y entre socios.

Este tipo de mediación es especialmente valorado en el ámbito empresarial, ya que permite solucionar los conflictos de manera eficiente, preservando las relaciones comerciales, y evitando los largos y costosos procesos judiciales.

La flexibilidad y confidencialidad de la mediación civil y comercial facilita acuerdos creativos que benefician a todas las partes.

Internacional

La mediación internacional se utiliza para resolver disputas que involucran a partes de diferentes países, lo que puede incluir conflictos económicos y regulatorios internacionales, conflictos entre empresas multinacionales y desacuerdos interculturales.

Este tipo de mediación tiene por objeto cuestiones muy complejas, como son las diferencias legales y culturales entre las partes, pero ofrece la mejor vía para alcanzar acuerdos rápidos, que, además de respetar la diversidad y fomentar la cooperación internacional, ahorran muchos y elevados costes.

Escolar

La mediación escolar tiene por objeto conflictos dentro del entorno educativo, incluyendo problemas entre estudiantes, entre estudiantes y profesores o entre los propios miembros del personal, sean o no docentes. Este tipo de mediación busca crear un ambiente escolar seguro y respetuoso, promoviendo el diálogo y la empatía como herramientas de prevención y resolución de disputas.

La mediación educativa es un método especialmente adecuado para abordar conflictos como el acoso escolar, mejorar la convivencia y participación en las aulas, así como para desarrollar habilidades de comunicación y resolución de conflictos en los jóvenes.

¿Qué son los modelos de mediación?

Los modelos de mediación son enfoques teóricos y metodológicos que guían la práctica de la mediación, ofreciendo diferentes estrategias y técnicas para facilitar la resolución de conflictos.

Cada modelo se basa en una comprensión particular de la naturaleza del conflicto y del proceso de mediación, proponiendo una manera específica de intervenir, para ayudar a las partes a alcanzar un acuerdo.

Estos modelos son fundamentales para los mediadores, ya que les proporcionan marcos de trabajo estructurados, que se adaptan a las necesidades únicas de cada situación de conflicto, ya se den en el ámbito familiar, laboral, comercial, comunitario, escolar o internacional.

La elección del modelo de mediación adecuado es crucial para el éxito del proceso de mediación, pues permite alinearse con los objetivos de las partes, la naturaleza del conflicto y el contexto en el que este se desarrolla.

Al elegir entre los principios subyacentes y las técnicas específicas de cada modelo, los mediadores conectan mejor con la comunicación de las partes, les ayudan más adecuadamente a comprender sus intereses y necesidades, y a canalizar el conflicto hacia la construcción de soluciones creativas y mutuamente satisfactorias.

Los modelos de mediación no solo proporcionan estructura al proceso de mediación, sino que también reflejan diferentes filosofías sobre el papel del mediador, la importancia de la comunicación y el objetivo último de la mediación. Algunos modelos ponen un mayor énfasis en la estructura y el procedimiento, mientras que otros se centran en las relaciones entre las partes, la transformación de sus percepciones y la mejora de su comunicación.

A través de los diferentes tipos de mediación, los modelos se adaptan y aplican de manera que mejor se ajustan al contexto específico del conflicto. Por ejemplo, en la mediación familiar, mediante un modelo que enfatice la comunicación y el entendimiento mutuo, como son el modelo transformativo y el circular-narrativo. Ambos resultan particularmente efectivos para abordar emociones intensas y lazos personales.

En cambio, en la mediación comercial, un modelo que ofrezca un enfoque más estructurado y orientado a resultados, como el modelo lineal de Harvard, resulta más eficaz para tratar con las preocupaciones prácticas y financieras de las partes.

Los modelos de mediación más populares

En este apartado exploraremos los tres modelos de tipos de mediación más extendidos y cómo se aplican en distintos contextos.

Circular-narrativo

El modelo circular-narrativo se centra en el relato que las partes hacen del conflicto, reconociendo que cada persona tiene su propia versión de los hechos, influenciada por sus experiencias, creencias y emociones. Este modelo promueve la re-narración de las historias propias, de manera que se puedan ver desde diferentes perspectivas, fomentando el entendimiento mutuo y abriendo posibilidades para la resolución del conflicto.

Este enfoque es especialmente valioso en tipos de mediación donde las relaciones personales y los aspectos emocionales tienen mucho protagonismo, como son la mediación familiar y comunitaria. Permite a las partes redefinir sus respectivas visiones del conflicto y moverse desde posiciones enfrentadas a otras de encuentro, tanto sobre lo que ha pasado y está pasando en el conflicto, como sobre la manera en la que quieren resolverlo.

Lineal de Harvard

El modelo lineal es un enfoque más estructurado y orientado a la tarea, donde el mediador guía a las partes a través de un proceso paso a paso hacia la resolución del conflicto. Este modelo se enfoca en identificar las cuestiones en disputa y los intereses comunes para generar opciones y llegar a acuerdos. Es un modelo particularmente efectivo para situaciones en las que las partes no necesitan profundizar demasiado para dar, al problema específico entre ellas, soluciones pragmáticas y eficientes.

En contextos como la mediación laboral, civil y comercial, donde los resultados concretos y la eficiencia son prioritarios, el modelo lineal está especialmente indicado. Facilita un enfoque objetivo sobre el problema, ayudando a las partes a centrarse en sus intereses y necesidades para encontrar soluciones prácticas.

Transformativo

El modelo transformativo profundiza más que el lineal, pues va más allá de la consecución de un acuerdo, enfocándose en transformar las relaciones entre las partes. Este modelo suele durar más tiempo y requiere mediadores avezados en la gestión emocional. Pone énfasis en el reconocimiento y la autonomía, buscando que las partes no solo lleguen a un acuerdo, sino que también mejoren su comunicación y relación a largo plazo. Se basa en la idea de que los conflictos ofrecen una oportunidad para el crecimiento personal y el cambio positivo en las relaciones.

Este enfoque es sumamente beneficioso en tipos de mediación, donde la preservación y mejora de las relaciones son esenciales, como en la mediación familiar y comunitaria. Al fomentar la comprensión y respeto mutuos, el modelo transformativo ayuda a las partes a interactuar de manera más positiva en el futuro, incluso más allá del conflicto actual.

 

En conclusión, la mediación se presenta como una herramienta de enorme potencial para la resolución de conflictos, capaz de adaptarse a una amplia gama de situaciones y necesidades. Los distintos tipos de mediación, junto con los modelos más extendidos de intervención, ofrecen a las partes en conflicto un nutrido espectro de opciones para abordar sus discrepancias de manera ecológica y sostenible.

Si te encuentras ante una situación difícil y tensa con otras personas y buscas una solución positiva, que preserve vuestra relación, te invitamos a contactar con nosotros. Como empresa especializada en la mediación de conflictos, contamos con mediadores profesionales especializados en diversos tipos de mediación, preparados para guiarte a través del proceso y ayudarte a encontrar el camino más adecuado hacia la resolución de tus problemas.

Deja un comentario

    Próximas actividades gratis

    ¿Quieres que te avise?